Son miles los visitantes que, año a año, llegán a este archipielago ubicado en el océano pacífico, a 972 kilometros de la costa de Ecuador. Estos turistas, en su mayoria, no visitan esta recondito lugar, por la hermosura de muchas de sus playas o por su enorme actividad volácanica (la segunda detras de Hawaii), sino que lo hacen motivado por conocer a las singulares criaturas que habitan sus islas.

Sus especies, dentro de las cuales encontramos tortugas marinasdelfinestiburonestiburones martilloballenasarrecifes de coralfragatasiguanaslagartoscormoranesalbatrosleones marinos, pingüinos y aves endémicas; fueron la razón, por la cual, Charles Darwin postuló la teoria de la evolución con estudios realizados en las Galápagos, debido a que estos animales crecieron durante milenios aislados en este apartado lugar, en un ecosistema desprovisto de depredadores, desarrollando características distintas a otros de su especie.

Todo lo anterior es muy llamativo para la historia de las islas Galápagos, pero lo más relevante es que, estos  amiguitos, al crecer en ausencia de depredadores, también lo hacen en ausencia de miedo a los humanos, permitiendo la inclusión de turistas en su habitad, con los que se puede compartir de forma natural, en un turismo ecológico responsable, desarrollandose actividades como nado con lobos marinos y rayas, caminar junto a tortugas, fotografiarse junto a las multiples aves o simplemte relajarse en sus playas junto a todos sus pintorescos habitantes, algo altamente recomendado.